El resumen para responsables de políticas del cuarto informe de evaluación del IPCC

El proceso para terminar el SPM (que está descrito aquí y aquí) es algo que puede parecer un poco extraño. Representantes gubernamentales de todas las naciones participantes toman el borrador del resumen (tal y como lo escriben los autores principales de los capítulos) y discuten si el texto refleja realmente la ciencia que sustenta el reporte principal o no. Lo importante aquí es señalar que lo escrito por los autores principales originalmente no es necesariamente el lenguaje más claro posible ni el menos ambiguo, por ello los gobiernos (para quienes se escribe el reporte) tienen todo el derecho de insistir en que el lenguaje sea modificado de tal modo que las conclusiones sean entendidas correctamente por ellos y por los científicos. También es importante hacer notar que los científicos tienen que estar contentos con que el lenguaje final acordado se corresponde con la ciencia de los capítulos técnicos. La ventaja de este proceso es que todos los involucrados tiene perfectamente claro qué significa cada frase. Hay que recordar que después del reporte de las Academias Nacionales sobre las reconstrucciones de la temperatura de la superficie hubo una gran discusión sobre la definición de ‘plausible’. Este tipo de cosas no deberían pasar con el AR4.

El proceso para el SPM también sirve a un muy útil propósito político. Específicamente, permite que los gobiernos involucrados sientan como que parte del reporte “les pertenece” a ellos. Esto dificulta mucho que después algunos cambien de opinión y lo rechacen sobre la base de que fue escrito por alguien más. Esto hace que los gobiernos tengan un especial interés en que el reporte sea tan bueno como sea posible (dadas las incertidumbres). Hay de hecho gran cantidad de salvaguardas (empezando por los científicos presentes) para asegurar que el reporte no esté sesgado hacia alguna dirección concreta. Sin embargo, un aspecto negativo es que puede parecer erróneamente como si el resumen entero simplemente pudiera negociarse.

Esta sería una conclusión falsa: las negociaciones, tal y como están, se encuentran de hecho fuertemente restringidas por los hechos científicos. Finalmente, unas cuantas personas han preguntado porqué el SPM se hace público ahora mientras que el reporte completo no será publicado hasta dentro de un par de meses.

Hay varias razones: primero, el encuentro de París ha sido un asunto tan público que guardar el SPM hasta que esté listo el reporte principal probablemente no tiene sentido. En lo que respecta al reporte mismo, todavía no había sido revisado y aún no ha habido suficiente tiempo para incluir datos de observación de finales del 2006. Un último punto es que las mejoras en la claridad del lenguaje del SPM deben propagarse hacia los capítulos específicos de tal modo que desaparezca cualquier ambigüedad superficial. El contenido científico no cambiará.

Si hubiéramos podido decidir nosotros, hubiéramos tratado de tenerlo todo junto de tal manera que pudieran ser hecho públicos simultáneamente pero esto talvez hubiera sido imposible. Notamos que en el 2004, para la Evaluación de impactos climáticos del Ártico se siguió un procedimiento similar, lo que produjo algo de confusión inicialmente ya que algunas afirmaciones del resumen no tenían las citas correspondientes.

¿Qué tan buenos han resultado los anteriores reportes del IPCC haciendo proyecciones a futuro? De hecho, a lo largo de los últimos 16 años (desde el primer reporte en 1990), han resultado extraordinariamente buenos para cambios en el CO2 y cambios en la temperatura pero subestimaron los cambios en el nivel del mar.

Page 2 of 3 | Previous page | Next page